¿Qué cómo afronto la creación de un nuevo circuito?

Cuando me planteo un nuevo cacharreo, puede ser por varios motivos:

  1. Solo por hacerlo, ver que funciona y aprender por el camino
  2. Para ver qué resultado da y si es bueno pasarlo a «producción» e instalarlo definitivamente en mi casa
  3. Para su instalación en mi casa si o si (siempre y cuando funcione)

Está claro que cuando solamente quiero cacharrear, lo hago de cualquier manera «al aire», sobre una breadboard o una perfboard.

En muchos casos el proceso es el siguiente:

  • Hago las pruebas de la manera más rápida posible con los sensores que quiero poner, de uno en uno, y veo si todo funciona bien
  • Me planteo que sensores voy a combinar en base a lo bien que me venga combinar esos sensores concretos (por idoneidad del emplazamiento, pines disponibles, caja, etc)
  • Pienso en que caja le voy a poner para que tenga un acabado «más o menos» profesional y que no sean un enjambre de cables colgando por la casa

Aunque parezca mentira, de los puntos anteriores, el que más quebraderos de cabeza suele darme es la caja. Además la caja, en muchos montajes, suele ser una parte «activa» del montaje ya que la aprovecho para el cableado del circuito.
Me gusta que las cosas que se quedan «fijas en la casa» tengan una buena terminación, y soy bastante perfeccionista, por lo que nunca estoy satisfecho con el resultado obtenido.
La realidad es que suelo decir «lo dejo de momento así, que está aceptable, y en cuanto tenga un rato lo mejoro» y… se suele quedar así.

Un ejemplo

El mejor ejemplo que puedo poner en este momento, es el proyecto que estoy terminando y del que ya he publicado algunas entradas en el blog sobre sus partes: un nodo para el dormitorio principal, basado en ESPEASY con un emisor de infrarojos para controlar el aire acondicionado y un sensor de CO2.

Por supuesto, antes de hacer nada con hardware o firmware hay que realizar un poquito de investigación y toma de decisiones preliminares. ¿Qué funcionalidades quiero que tenga el cacharro? ¿Cómo lo voy a alimentar? ¿Qué componentes voy a utilizar para conseguir estas funcionalidades? ¿Voy a diseñar una caja que pueda imprimir en 3D, usar una caja estándar, quizá hay una caja ya diseñada para imprimir en 3D que me pueda valer? Con todas estas decisiones tomadas podemos ya ensuciarnos las manos:

Primero monté el circuito con los diodos emisores de infrarrojos y probé y ajusté el firmware, de forma que funcionara correctamente de forma independiente. Posteriormente, y una vez satisfecho con el funcionamiento del emisor de infrarrojos, hice lo mismo con el sensor de CO2.

La siguiente etapa es juntarlo todo y asegurarme de que tanto el hardware como el firmware está funcionando correctamente, haciendo todas las pruebas que sean necesarias y dejándolo todo funcionando «en sucio».

La parte de pruebas es muy importante. Nada peor que tener un cacharro aparentemente terminado y luego darnos cuenta de que algo no funciona correctamente. No hay que ahorrar tiempo en las pruebas.

El siguiente paso importante fue la caja. Para esto, partí de la caja estándar que suelo utilizar para la mayoría de mis montajes con NodeMCU, y que imprimo en mi impresora 3D,  pero la modifiqué adecuadamente en tamaño y le añadí las aberturas necesarias (dos para los dos LED de infrarrojos que iba a utilizar y otras dos para las dos zonas «activas» del sensor MH-Z19 que iba a montar.

El último paso: ajustar y cablear todo dentro de la caja y volver a hacer todas las pruebas necesarias, antes de instalarlo en su ubicación definitiva.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *