Detectando radiactividad

Dentro de mi fiebre por medirlo y controlarlo todo, hace tiempo que llevaba pensando en añadir a mi lista de sensores un detector de emisiones Beta y Gamma (lo que solemos llamar radiactividad), un contador Geiger-Muller.

¿Y por qué quiero un contador Geiger? Pues muy sencillo, por sé que más tarde o más temprano ocurrirá un accidente o sufriremos un atentado y nuestros gobiernos nos ocultaran la información (buscar información sobre el accidente que ocurrió en Madrid, en Moncloa, en plena Ciudad Universitaria, y veréis de qué os hablo). Y, aunque no nos la oculten, quiero estar informado de primera mano y saber lo que pasa en nuestro entorno.

Bueno, pues el caso es que recientemente me he animado con su construcción y ya está funcionando.


Estuve bastante tiempo dándole vueltas a la forma de hacerlo. Un contador Geiger realmente es muy sencillo, básicamente consta de un tubo de detección, una fuente de alta tensión (el tubo funciona a unos 450 voltios, aproximadamente) y un circuito que se encarga de contar los inpulsos que se generan en el tubo dependiendo de la cantidad de partículas radiactivas que haya en el ambiente.

Una posibilidad era construir un generador de alta tensión por un lado (bastante fácil, unos cuantos condensadores y diodos) y un contador (un simple Arduino). Faltaría el tubo, del que ahora hablaré, y alguna forma de visualizar los resultados (un display LED, LCD u OLED, una conexión a ordenador o algo parecido).

Buscando información al respecto, me encontré con que no merecía la pena hacerlo partiendo de cero. Encontré un kit en eBay que, por unos 30€, lo proporcionaba prácticamente todo (a falta del tubo).

Me decidí a pedir este kit y en un par de semanas ya lo tenía en casa, procedente de Lituania.

El montaje del kit fue francamente sencillo ya que los aproximadamente 50 componentes SMD que lleva vienen ya soldados a la placa y solamente hay que soldar unos cuantos componentes normales. Incluso un principiante podría hacerlo con un poquito de cuidado.

El tubo de detección:

El corazón del contador Geiger es el tubo de detección. Existen muchos tubos diferentes con diferentes sensibilidades y capaces de detectar diferentes tipos de radiaciones (alfa, beta, gamma, rayos x, etc). Aunque se trata de material de laboratorio, altamente sensible, al contrario de lo que podríamos pensar, su precio no es elevado.

Tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de tubos de surplus, procedentes de la antigua Unión Soviética, de la época de la guerra fría, que son fáciles de encontrar en internet y cuyos precios suelen oscilar entre los 15€ y 30€.

En mi caso me decidí por un tubo STS-5, procedente de Ucrania. Por 15€, incluyendo el envío, en poco más de dos semanas tenía en casa mi nuevo tubo.

Por último, y para completar mi nuevo detector Geiger-Muller, y darle un buen acabado, faltaba una caja donde meterlo. Afortunadamente encontré en Thingiverse una caja a medida para el kit que había pedido, de manera que en un par de horas mi impresora 3D había «escupido» una caja más que aparente (a la que le voy a hacer en mi plotter de corte un frontal en vinilo para darle un acabado más profesional).

Queda un último detalle, pero el más importante: conectarlo a la red y capturar los datos que genera, crear gráficas, lanzar alarmas, etc. El kit y su firmware ya incluyen un puerto serie capaz de sacar estos datos, de manera que el próximo paso será completar el detector con un ESP8266 (que quiero meter dentro de la misma caja) y que se encargará, conectado a mi red wifi, de enviar los datos al resto de sistemas de mi casa. Pero esto será objeto de una nueva entrada en el blog… Edito: Puedes encontrar esta nueva entrada aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *